miércoles, 14 de julio de 2010

Shrek, felices para siempre


Valoración: Pasable

Cuarta y esperemos que última película de nuestro monstruo verde favorito, con permiso de Hulk, claro está. ¿Por qué me gustaría que no hicieran más? Muy sencillo: las dos primeras películas fueron largometrajes de altura, mientras que las dos siguientes han decaído hasta un punto en que uno se pregunta quién dirige y escribe esto, si los profesionales o los economistas encerrados en su despacho de producción.

Shrek es un valor seguro, de ahí que no haga falta esmerarse mucho en la historia para llenar salas de cine, a pesar de que la espectacular victoria de España en el Mundial de Fútbol y San Fermín habrán restado numerosos efectivos (lo segundo, sobre todo, en el área de Pamplona). Ahora bien, convendría preguntar a todos estos ejecutivos si saben por qué Shrek se convirtió en un fenómeno de masas. La respuesta es la de siempre: un guión de calidad que sabe contar una buena historia con gracia y originalidad. Teniendo en cuenta que lo más caro siempre son los efectos técnicos y vista la factura de los mismos en esta cuarta parte, se habrán gastado un dineral, ¿por qué no invertir algo en un buen cuenta-cuentos? Es algo que nunca comprenderé, sobre todo cuando uno de esos ejecutivos es el gran Steven Spielberg.

Siguiendo en la línea de moralina tipo Disney vista en la tercera parte, el actual argumento es el siguiente: caer en la cuenta de lo maravillosa que es tu vida una vez lo has perdido todo. Shrek está cansado de su rutina con los bebés, la esposa y los problemas cotidianos, así que decide firmar un contrato mágico para, durante un día, volver a su antigua vida sin preocupaciones ni obligaciones. Pero claro, en el mundo de la magia las cosas nunca salen como uno espera, así que nuestro héroe se verá inmerso en una realidad alternativa con muy poco futuro para él.

Afortunadamente no adolece de la falta de ritmo de Shrek Tercero, sin embargo el carácter referencial es cada vez menor y menos inspirado (se encuentran guiños hacia Spiderman, Qué bello es vivir, Los ángeles de Charlie o Buscando a Nemo), sus diálogos suenan en demasía a "ya visto", hay más sentimentalismo que gamberrismo (lo que es totalmente infiel al espíritu con el que Shrek fue concebido) y la capacidad de sorpresa, una de sus principales bazas en ediciones anteriores, ya no existe, pues se trata de un relato de lo más previsible.

La decadencia a la hora de narrar historias en esta franquicia es un hecho. Ahora se han limitado a aprovechar el 3D (maravillosamente, por cierto) y punto. Dicen que es el capítulo final... A ver si es verdad y los dejan vivir, de una vez, felices para siempre.

6 comentarios:

  1. "Amigo", y perdona que entrecomille esta hermosa palabra, Edgar, al parecer, estoy recibiendo una serie de comentarios en mi blog por féminas (la última con nombre de "Jana": y con lo bien que me llevo yo con las susodichas,la verdad, es una lástima) que, implícitamente en tu nombre, se dedican a comentar de forma despectiva e insultante, como ya he dicho, en mi blog, como consecuencia de que "alguien" se ha sentido menospreciado por algún comentario mío, supongo que en la web "carteles de cine".

    Verás, Edgar, en mi blog yo no tengo activada la moderación, me parece que todo el mundo puede expresarse libremente, siempre que no insulte ni falte el respeto a nadie y menos al titular del blog. Y el ambiente es agradable y amistoso. y así quiero que siga.

    Desde que publiqué mi "post" sobre "Fat City", en "carteles", he recibido varios comentarios en mi blog claramente irrespetuosos en un lugar que se pretende un lugar de encuentro amistoso, insisto, y en el que hablo de libros y cine recomendables de forma positiva y para crear buen ambiente.

    Yo no sé si tú estás directamente detrás de este "absurdo", pero comprenderás que no tiene sentido seguir con este desatino. El segundo comentario que hice a "Fat City", después del tuyo, era una crítica hacia opiniones poco cinéfilas, "ciegas" decía y aludía a un "clásico" de Serrat, sobre una obra maestra casi unánime. Es claro que sobre gustos nadie puede hablar "ex cathedra", desde luego, pero no debiste darte por aludido pues yo no te mencionaba a ti ni a nadie en concreto para nada.

    Te digo esto porque como yo no participo en foros ni en otras comunidades en internet, no recibo "insultos" ni comentarios desagradables en mi blog, y como te digo, desde entonces...como diría el dicho popular "se bailan los fandangos". Así que supongo que tendrás algo que ver en el estúpido "asunto".

    Bien, como uno ya es mayorcito y peina canas, quiero acabar de una vez con este desatino y te lo digo de forma amigable. Verás, yo no voy a activar la "moderación" en mi blog, pero no me parece de gente madura y responsable dejar comentarios denigrativos sin una firma ni web que los respalde. Si tus "amigas" ejercen esta absurda intermediación quiero decirte por lo claro que es una pérdida de tiempo para todos: uno va y lo borra y ya está y no tiene el mínimo sentido, ya que mis amigos cibernéticos me conocen desde hace más de un año en la Comunidad de "El País", y en correos particulares.

    Pero, en fin, como lo cortés y educado no quita lo cívico te diré, hipersensible cinéfilo Edgar para tu tranquilidad o la de tus asilvestradas amigas (hombre, hablamos de cine que no es materia grave, digo yo, nada que ver con los problemas serios del país), que, primero, no comentaré nunca en tu blog de forma que te sientas menospreciado; segundo, no contestaré ni implícita ni explícitamente a "tus" comentarios en "carteles de cine" y, finalmente, que si todo este disparate lo ha ocasionado mi referencia a la "ceguera" te pido disculpas educadas para que se las transmitas a las "janas" y demás "amistades".

    Ojo, sin acritud, que la vida, de verdad, va en serio y hay que disfrutar, Edgar, que son dos días...te lo dice alguien que, como dije, peina canas y es consciente de lo que vale el tiempo libre y de ocio. Así que disfruta con el maravilloso cine, discrepa que es normal y no te "enfades" ni te des por aludido (aunque sea por vía intermediaria) si algunas opiniones no son de "tu" agrado: la ironía es fundamental siempre.

    Con el ánimo de zanjar esta absurda situación y no dar más "carrete" al asunto, recibe un saludo cordial de un cinéfilo.

    ResponderEliminar
  2. No conozco a ninguna Jana, pero es curioso lo que se pueden complicar las cosas. Verás, anoche, uno de mis asíduos (no tengo muchos pero ahí están) me hizo referencia a lo de Fat City en carteles películas (es una página en la que dejo mis comentarios pero no la sigo como otras, por ejemplo, filmaffinity). Lo leí, me di por aludido y sí, me mosqueé bastante. Me dijo que te había dicho cuatro cosas (no las he visto en la página en cuestión) y que debería contestarte porque eres alguien que se pasa mucho (si la cosa va por ahí, porque es varón y no se llama Jana, la cortaré de inmediato).

    El caso es que esta mañana no me he levantado con muy buen pie (problemas personales) y, acordándome de lo que leí anoche (yo respondo siempre, equivocadamente o no, en primera persona) acabo de pagarlo contigo. No sé si lo validarán o no, pero sí, en esta página de carteles se me ha ido la mano.

    Por desgracia mis amigas nunca me escriben (prefieren el teléfono). Y aunque mi nombre es un tanto exótico (cosas de mi madre) los de ellas son muy típicos de por aquí. Vamos, que no conozco a ninguna Jana, Jane o similar. Pero, como te digo, si es mi contacto de anoche (que no lo sé) tendremos una larga conversación ya que este tipo de cosas no me gustan.

    Y yo que me había ilusionado al ver un comentario en Shrek (no tengo demasiados). En fin, yo sí tengo activada la moderación porque hay mucho loco suelto por ahí. Si validan lo de carteles, espero que tengas en cuenta esta conversación. En cuanto a lo que me comentas, como te digo, si está en mi mano cesará.

    ResponderEliminar
  3. vikingo!!! que gente más rara escribe en tu blog. Que tio más pedante. Yo no permitiria que ningún idiota me dijera esas cosas en mi casa JAJAJAJAJAJAJA

    Bueno macho nos vemos por el foro. A ver si fichamos al Maicon de una vez

    ResponderEliminar
  4. No me hables, fenómeno, valiente tarado. ¿Tú crees que es normal inventar semejante teoría de la conspiración sólo porque saqué a relucir fallos de una película que el tipo este idolatra? Lo malo es que, al principio, creí que llevaba parte de razón (me habían avisado y creí que quien lo había hecho le había escrito alguna barbaridad). No ha sido así, se lo hice saber y, entonces, se descubrió como un cobarde borrando mis mensajes. Por eso he mantenido el suyo, porque yo voy siempre de cara. Pulula cada uno por internet que ya, ya.

    Mira que te conozco: no se te vaya a ocurrir escribir nada en su página, ¿ok?. Con soportar un llanto de plañideras una vez, me basta.

    Por cierto: os pido siempre en el foro que participéis en éste, mi blog y sólo lo hacéis para comentar, como yo digo "prensa rosa", pero lo que es para hablar de películas, ya, ya.

    En fin. No veo muy claro lo de Maicon (¿para qué gastar ese dineral contando con Arbeloa y Ramos?) Pero bueno, ya lo comentaremos más a fondo en el foro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Oido cocina vikingo no te preocupes no quiero saber nada con locos XDDDDD

    ResponderEliminar